NOTICIAS

La nueva era de TransMilenio: un sueño que se hará realidad

   

La nueva era de TransMilenio: un sueño que se hará realidad

Bus de nuevo de TransMilenio


Tener un Sistema de transporte público masivo, eficiente, rápido y seguro ha sido siempre uno de los mayores sueños de los bogotanos.

Durante décadas, los habitantes de la capital anhelaron tener un modelo de transporte en el que se conjugaran calidad y eficiencia para dignificar la vida de los ciudadanos. Y llegó TransMilenio.

Gracias a este Sistema, atrás quedaron las épocas en las que usar el transporte público masivo era sinónimo tortura, con personas colgadas en las puertas de buses viejos, contaminantes y riesgosos para la salud de los usuarios.

Cómo olvidar ese sistema de transporte, conformado por vehículos vetustos y en mal estado que competían en la macabra ‘guerra del centavo’ por vías dominadas por un tráfico desorganizado y caótico que atentaba contra la dignidad humana.

Bus nuevo de TransMilenio por la Troncal de la Carrera 30

Para fortuna, a comienzos del siglo XXI llegó TransMilenio para cambiarles la vida a los bogotanos con un modelo de transporte urbano que les devolvió la dignidad a los usuarios.

Fue un comienzo brillante, en el que los habitantes de la ciudad se sentían orgullosos de tener uno de los mejores sistemas de transporte masivo de todo el mundo con buses modernos y grandes, estaciones y portales con paradas organizadas y carriles exclusivos que garantizaban un tráfico más rápido y eficiente.

No obstante, con el paso del tiempo, TransMilenio fue perdiendo su atractivo por decisiones políticas que impidieron su expansión hasta que el Sistema le quedó pequeño a la ciudad.

Ahora, a TransMilenio se le devuelven sus mejores tiempos, y el sueño de tener un modelo de transporte masivo digno volverá a ser realidad.

Para ello, la actual Administración Distrital trazó un plan de modernización y ampliación del Sistema, que incluye nuevos buses con tecnologías amigables con el medio ambiente y la construcción de nuevas vías troncales para ampliar la cobertura en la ciudad.

De esta manera, a Bogotá comenzarán a llegar a mediados de este año 1.441 nuevos buses articulados y biarticulados de las Fases I y II. A ellos se sumará la construcción de nuevas vías troncales para ampliar y mejorar la prestación del servicio.

En su nueva era, TransMilenio les brindará a los bogotanos un transporte masivo de mayor cobertura y sin las grandes congestiones que hoy soportan los usuarios por la falta de vías que no se construyeron en el pasado pero que, gracias a las decisiones de esta Administración, en los próximos años consolidarán al sistema de transporte de Bogotá como un ejemplo para muchas ciudades en el mundo.

Bus de TransMilenio pasando por la intersección de la Carrera 30, con Calle 80

De los 1.441 nuevos buses, el 67% serán vehículos biarticulados y el 33% articulados, lo que significará tener un cupo adicional de 140.000 pasajeros que, además, gozarán de mejores frecuencias de viaje, más tiempo para disfrutar con sus familias y mejor calidad de vida para los usuarios.

Cada uno de los nuevos buses tendrá sillas laterales, con las sillas ubicadas de ese modo se facilitará el movimiento de las personas en los pasillos de buses, pues tendrán más espacio para ingresar y salir de los vehículos.

Con este tipo de distribución de sillas se ganan 7 metros cuadrados (m2) a largo del bus, equivalente al 15 % del pasillo en la distribución actual.

Por su disposición y diseño, el pasillo se amplía para ofrecer mayor comodidad y mejor circulación a los pasajeros que viajan de pie. Además, mejorará el flujo de los usuarios al interior del bus sin aumentar el número total de los mismos.

También habrá una mayor percepción de seguridad y se disminuirá el contacto entre los usuarios al momento de desplazarse al interior del bus, evitando que las mujeres se sientan intimidadas y/o acosadas por los hombres. También se mitigará la aglomeración de usuarios en las puertas y, por ende, la seguridad y el funcionamiento de las mismas.

Con la renovación de las Fases I y II habrá un nuevo diseño operacional que permitirá mejorar los tiempos de frecuencias agilizar la circulación de los usuarios en las estaciones.

Mejor tecnología y mayor seguridad

Una de las mayores preocupaciones de los usuarios de los sistemas de transporte público masivo en cualquier ciudad del mundo es la seguridad. Los robos de celulares y otras pertenencias personales han sido una constante en los sistemas de transporte, y Bogotá no es la excepción.

Por esa razón, y atendiendo las preocupaciones de los usuarios, los nuevos buses de TransMilenio contarán con un sistema moderno de cámaras que permitirá hacer monitoreo permanente de todo lo que sucede en el interior de los vehículos.

Con la modernización del Sistema, los buses biarticulados tendrán 13 cámaras de video internas y externas, y los articulados 11.

La nueva tecnología que tendrán los nuevos buses permitirá implementar una función de alarma, a través del ‘botón de pánico’, que estará conectado al centro de gestión asignado por TRANSMILENIO S.A., en el que se recibirán las imágenes generadas dentro del bus.

Con los nuevos elementos tecnológicos habrá una capacidad de reacción en corto tiempo ante los eventos que sucedan al interior de los buses.

A respirar aire más limpio

Con la entrada en operación de TransMilenio hace ya 18 años, Bogotá evidenció una mejoría sustancial en materia de contaminación emitida por el transporte urbano masivo que operaba en esa época.

Ahora, casi dos décadas después, el Sistema se moderniza con buses fabricados con tecnologías amigables con el medio ambiente.

El 51% de la nueva flota, es decir 741 buses, operará con gas natural, lo que significa que la reducción del material particulado será de 99,9% con respecto a los buses que operan en la actualidad. De esos 741 buses  a gas 562 serán biarticulados y 179 articulados.

También llegarán 700 nuevos buses a diésel con filtro bajo el estándar de emisión Euro V, uno de los más exigentes del mundo en materia de emisiones contaminantes. De los buses con esta tecnología 402 serán biarticulados y 298 articulados. Con el cambio de la tecnología que se implementará -al pasar de Euro II a Euro V con filtro- se lograría tener reducciones de emisiones contaminantes de hasta un 87 por ciento.

Eso, sumado a la cantidad del parque automotor existente y a la renovación de la flota, a nivel general en Bogotá, se podrá lograr reducciones del 54,7 % de la masa total de emisiones generadas por el sistema. Igualmente, se alcanzará una reducción cercana a las 10 toneladas de material particulado (PM 2,5 y PM10) por año. Actualmente la flota de TransMilenio que se encuentra próxima a cumplir su ciclo, está generando 17,2 toneladas de material particulado por año.

La inversión que se está adelantando en la compra de la nueva flota ronda los 1,6 billones de pesos, a los que se suman $5.5 billones de la operación y mantenimiento que garantizará la operación óptima de los vehículos en los próximos años.

Mejor infraestructura

La modernización de TransMilenio no solo implicará la llegada de nuevos buses, sino que a estos se sumará un programa de ampliación de estaciones a lo largo y ancho del Sistema.

Estaciones

Para mejorar el servicio a los usuarios, se amplía la capacidad de las estaciones que permitirá la parada de buses biarticulados. El Distrito invertirá 125 mil millones de pesos en la ampliación de 33 vagones y en la construcción de 12 vagones totalmente nuevos en todo el Sistema TransMilenio.

Estos estudios, diseños y obras, son adelantados actualmente por el por el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) a través de 4 contratos (IDU-1495 de 2017, IDU-1309 de 2018, IDU-1318 de 2018 e IDU-1535 de 2018). Las troncales que se verán beneficiadas por estas obras serán:

Troncal:

Estaciones intervenidas:

Américas

5

Calle 80

7

Caracas Sur

8

NQS

12

Suba

13

 

Estos nuevos vagones y los vagones intervenidos contaran con luces LED, cámaras de seguridad y nuevos equipamientos de señalización para beneficio de todos los ciudadanos.

Las ampliaciones y nuevos vagones comenzarán a entrar en operación desde el último trimestre del 2019 y durante el primer semestre de 2020, según los cronogramas entregados por el IDU, entidad encargada de las obras.

Patios

Actualmente, el Sistema TransMilenio cuenta con 9 patios talleres troncales,  ubicados en diferentes puntos de la ciudad en los cuales se atienden 2.050 buses.

Esta infraestructura es fundamental en la operación del Sistema ya que en el momento que la flota termina su operación se dirige a uno de los patios en los cuales  los buses desarrollan las actividades de lavado exterior e interior, abastecimiento de combustible, mantenimiento, alistamiento, capacitación a conductores y parqueo. Todas estas actividades se realizan diariamente a cada bus durante las horas de la noche con el fin de que los usuarios viajen en buses limpios y  en buen estado todos días.

Durante el 2018, TRANSMILENIO S.A licitó y adjudicó la renovación de la flota de Fase I y II para el Sistema Troncal. El remplazo de la flota actual está acompañado de la ampliación de algunos patios actuales y la construcción de nuevos patios. Estas adecuaciones y nueva infraestructura permitirán atender una cantidad adicional de 342 articulados  y 280  biarticulados. 

El patio Américas será objeto de ampliación por parte del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) con una inversión de 40 mil millones de pesos.  De igual forma, se está diseñando, a través del IDU, el nuevo Patio La Reforma para beneficiar la operación del Sur de la ciudad con inversión cercana a los 150 mil millones de pesos.

Estos nuevos patios entrarán en operación desde el segundo semestre de 2019 y durante el 2020.

Portales:

En el marco de la llegada de la nueva flota, algunos portales serán objeto de ampliación y mejoramiento para brindar el mejor servicio a los usuarios. Los portales que serán objeto de ampliación serán el Portal Sur, en el cual se construirá una nueva plataforma de parada con una inversión aproximada en obra de 19 mil millones de pesos. Esta obra podrá estará al servicio de los bogotanos a principios de 2020. La obra se adjudicará en el mes de febrero de 2019.

Otro Portal objeto de ampliación será el Tunal, el cual contará con una nueva plataforma de parada y  estará integrada a la operación del TransMiCable. La obra fue adjudicada por el IDU en el mes de diciembre de 2018 a través del contrato IDU-1532-2018 y entrará en operación a finales de 2019. La inversión de esta obra es de 18 mil millones de pesos.

Nuevas vías troncales

La Administración Distrital tiene un plan ambicioso de extensión del sistema TransMilenio para prestar el servicio a un mayor número de bogotanos.

Ese plan incluye a construcción de nuevas troncales que requerirán inversiones importantes para beneficio de la ciudad luego de varios años de atraso en el proyecto de expansión  de TransMilenio.

Estas nuevas troncales son:

  • Carrera Séptima de la calle 31 a la calle 200,
  • Extensión Caracas de Molinos a Usme,
  • Avenida 68 de la Carrera 7 a la Autopista Sur (NQS),
  • Avenida Ciudad de Cali de Límite con Soacha hasta la Avenida Américas,
  • Conexión NQS, calles 26 y Américas.

Nuevo bus de TransMilenio estacionado en el eje ambiental

TransMiCable les cambió la vida a 700.000 habitantes de Bogotá

Uno de los mejores regalos que TransMilenio le ha dado a Bogotá en sus 18 años de operación ha sido TransMiCable, un sistema de transporte ciento por ciento eléctrico para beneficio de 700.000 habitantes de la localidad de Ciudad Bolívar.

Con sus cuatro estaciones (Tunal, Juan Pablo II, Manitas y Mirador del Paraíso), TransMiCable representa un ahorro inmenso en tiempos de desplazamiento que se reducen de una hora y medio, en promedio, que se gasta una personas en bus, a solo 13 minutos. Esto significa más tiempo para la familia, para el descanso, la recreación y la calidad de vida para los habitantes de la localidad.

Pero además de estas ventajas, TransMiCable también es cultura ciudadana, que se evidencia en un mejor comportamiento de las personas a la hora de hacer uso del Sistema con el pago del pasaje, evitando la evasión, respetando las filas y cuidando el entorno.

La zona de influencia de TransMiCable se convirtió en ejemplo de desarrollo social, económico, cultural, turístico en una de las localidades con mayores necesidades de Bogotá.